María Eugenia Vidal analiza la posibilidad de privatizar «alguna» de las usinas de Centrales de la Costa Atlántica SA. 

El déficit de la empresa estatal, sumado al deseo de seguir achicando el gasto público, otorga dos opciones al directorio de la compañía: ajustar tarifas y tratar de bajar el costo operativo, con el objetivo de equilibrar el balance, o bien la privatización. 

Centrales de la Costa, presidida por el ingeniero Damián Andino, regentea  las usinas de Mar del Plata (denominada 9 de Julio), con una capacidad de generación de 240 megawatts de potencia; la de Necochea, de 206 megawatts;  la de General Madariaga (Oscar Smith), que produce 25 megawatts; y la de Mar de Ajó, con una potencia de 30 megawatts.

El ajuste en Centrales de la Costa aparece en sintonía con la decisión del gobierno de Mauricio Macri de privatizar seis centrales termoeléctricas que dependen del ministerio de Energía de la Nación, entre las que se incluye la termoeléctrica de la localidad de Ensenada. 

De esta forma, el camino para reducir gasto e inversión pública, podría cobrarse con las usinas de la región. 

A %d blogueros les gusta esto: