Las historias de violencia parecen no tener medida, y aunque haya pasado menos de 1 año, la condena tiene sabor a poco.

En las primeras horas de la mañana del 10 de agosto de 2017, en el interior de una vivienda de la localidad de Ostende, Partido de Pinamar, Leonel Omar Estigarribia le propinó un golpe de puño en el rostro a su madre, perdiendo como consecuencia de ello una pieza dentaria. Luego la tomó de uno de sus brazos, se lo tiró hacia atrás, como para ahorcarla, le provocó con un cuchillo de cocina un corte en el brazo izquierdo y cortes leves en los antebrazos. Seguidamente y en el mismo contexto, golpeó a su hermana menor de 16 años, cuando esta intentaba defender a su progenitora provocándole una contusión en la mano izquierda.

Tras ello amenazó a ambas mujeres, diciéndoles que si lo denunciaban “iban a venir sus amigos y les iban a quemar la casa y las iban a matar”.

Cómo si de algo importara las causas para el aberrante hecho, el agresor había regresado a su casa alrededor de las 6:30 horas cuándo la madre le pidió que se acostara a descansar, comenzó un entrecruce con su hermana menor y su madre, desencadenando el resto de lo sucedido.

El Tribunal en lo Criminal N° 2 de Dolores, en el marco de un juicio abreviado, condenó a Leonel Omar Estigarribia, de 27 años de edad, como autor responsable del delito de Lesiones graves agravadas por el vínculo, lesiones leves y Amenazas en concurso real”, imponiéndole la pena de “Tres años de prisión”.

A %d blogueros les gusta esto: