“Piquetazo por el derecho a la vivienda digna”, es la consigna con la cual las organizaciones que conforman la Unidad Piquetera han salido a la calle esta vez para protestar. No será en el centro porteño, como usualmente lo hacen, sino en diversos barrios de la Ciudad de Buenos Aires. “La disparada de precios producto de la crisis económica y sociales no deja afuera a los alquiles, que han aumentado por encima de la inflación”, justificaron en un comunicado.

De acuerdo con datos otorgados en la previa de la jornada de lucha, que es encabezada por el Polo Obrero, Barrios de Pie- Libres del Sur, el MTR y otras organizaciones sociales troskistas, en el distrito porteño el 40% de la población total alquila, un porcentaje del cual “una gran cantidad lo hace en la informalidad”, y hay casi 400 mil personas que viven en villas o asentamientos.

En ese sentido, los piqueteros volverán a insistir por una de sus mayores demandas: la actualización del Salario Mínimo, Vital y Móvil (SMVM), hoy fijado en los 45,5 mil pesos, en la línea de pobreza. “Con una inflación en niveles récord, creemos que la indexación de los alquileres debería darse por el SMVM, mucho más acorde a la situación de la clase trabajadora formal e informal, y ni que hablar de les desocupados”.

En paralelo, y como novedad, también harán lo mismo con lo que llamaron “Subsidio Universal para Inquilinos”. Se trata de un ingreso estipulado para que el Estado costee parte de los gastos de aquellas personas cuyos ingresos han quedado por debajo de la línea de pobreza. Al respecto, acusaron “el fracaso” de la última aprobación de la Ley de Alquileres.

“La ley nacional de alquileres que se aprobó hace ya 2 años no solucionó la crisis habitacional que atraviesan más de 4 millones de familias en todo el país. La actual discusión entre los partidos patronales acerca de su derogación o el cambio de uno u otro artículo no modificará la situación”, criticaron. “No existen herramientas ni políticas desde el Gobierno de la Ciudad para atender esta situación de emergencia”, agregaron.

Entre sus propuestas, la Unidad Piquetera también exige “la urbanización de las villas”, “conexión formal a la red de agua y de la red cloacal en los barrios” “la suspensión de los desalojos para inquilinos e integrantes de casas recuperadas”, “aumento de presupuesto para la ley 341 de créditos para vivienda individual y colectiva”, “viviendas para víctimas de violencia de género y niños” y “el uso de las viviendas deshabitadas en posesión del GCBA para solución habitacional”.

El abanico de las protestas abarca más de diez puntos de encuentro de la Ciudad que incluyen los barrios de Barracas, Floresta, Nueva Pompeya, Villa Soldati, Chacarita, Retiro, San Cristóbal y Villa Lugano. “Mientras cientos de miles de personas viven cada vez peor, sube el número de casas vacías en CABA; esperando convertirse en negocio”, concluyeron. (DIB)

Fuente y Foto: DIB

A %d blogueros les gusta esto: