El virtual «descongelamiento» de precios no atenta contra el acuerdo firmado entre Aranguren y las tres principales petroleras del país (YPF, Shell y Axion), ya que la letra chica del convenio contemplaba un incremento en las naftas y gasoil por la entrada en vigencia del exITC (Impuesto a la Transferencia de Combustibles) en el segundo semestre del año.

Fuentes del mercado aclararon al portal Ambito.com que este apartado permite a las compañías trasladar el aumento de impuestos a las bocas de expendio, porque solo se comprometieron mantener el precio neto menos la variación de impuestos.

La decisión de la AFIP quedará sujeta a la voluntad de Aranguren. El ministro tiene todo el jueves para hablar con los privados y definirse. Las pretensiones de las petroleras están dividas. A la hora 0 del viernes debe empezar a regir la reforma tributaria. Los más probable es que Hacienda se imponga y finalmente se aplique la modificación.

 

A %d blogueros les gusta esto: