La recaudación en junio alcanzó los $1.680.901 millones, impulsada principalmente por el desempeño del Impuesto a las Ganancias (+109,8% ), el Impuesto sobre los Bienes Personales (+108,2%), y los tributos asociados a la Seguridad Social* (+83,2%). Con el nivel de ingresos alcanzado en el mes de junio, se estima una expansión interanual en términos reales por vigésimo segundo mes consecutivo

En cuanto a los impuestos que otorgan progresividad al sistema, se expandieron en conjunto un 109,5% i.a. En particular, el Impuesto a las Ganancias, registró un crecimiento de +109,8% i.a. mientras que el Impuesto sobre los Bienes Personales se incrementó en +108,2% i.a.

Los recursos de la Seguridad Social (+83,2%), se sostuvieron altas tasas de crecimiento, profundizando la tendencia expansiva observada en los últimos meses. Tanto las mejoras salariales como el crecimiento del empleo registrado persisten como los factores que explican dicha expansión. La suba de dichos recursos responde al crecimiento de las Contribuciones Patronales (+84,1% i.a.) y al incremento de los Aportes Personales (+80,1%)

Los impuestos con mayor respuesta a la actividad económica (+75,0%) contribuyeron también a explicar el crecimiento de la recaudación nacional. Dentro de este grupo se encuentran el IVA (+77,8%), el Impuesto a los Créditos y Débitos (+90,7%), los Internos Coparticipados (+52,4%) y el impuesto a los Combustibles Líquidos (+32,0%)

Los tributos de comercio exterior mostraron un crecimiento de +25,5% i.a. El principal concepto que explica el crecimiento son los Derechos de Importación y tasa estadística, que en conjunto registraron un incremento de +63,9% i.a. A su vez, los Derechos de Exportación crecieron +11,2% i.a., afectados por los paros de transporte de carga que modificó la normal actividad del sector agropecuario exportador.

La titular de la AFIP Marcó del Pont adelantó que “con un incremento superior al 82% en junio, la recaudación acumuló veintidós meses consecutivos con incrementos por encima de la variación de precios, es un resultado que no se observaba desde el período 2011-2012”.

“Recuperamos la recaudación tributaria como fuente genuina para implementar las políticas públicas que son necesarias para hacer frente a la crisis y para garantizar el financiamiento del Estado”, agregó la economista.

En esa línea, manifestó que el Gobierno trabaja desde sus inicios “para revertir la regresividad de la estructura tributaria heredada tras la reforma de 2017 y ampliar el aporte de los sectores de mayor capacidad contributiva”.

Y concluyó que “contar con un régimen tributario más progresivo a partir de las modificaciones de la ley de Solidaridad, la creación del Aporte Solidario y los cambios en Ganancias y Bienes Personales no permite mantener la capacidad de financiamiento genuino del Estado sin acudir a la alternativa del endeudamiento”. (DIB)

Fuente y Foto: DIB

A %d blogueros les gusta esto: