En un partido parejo y al tiempo trabado, el clásico madariaguense terminó sin goles con varias jugadas para cada uno.

La previa de reserva había culminado con algunos incidentes y corridas que hizo marcharse al árbitro con custodia policial, las tribunas repletas del rojo Juventud y el negro y blanco del León. 
Durante el primer tiempo se lo vió a un Juventud Unida sin posesión de la pelota con un Lázaro Dragojevich marcando, corriendo y despejando todo ataque «zorrino» el cuál, también mérito del arquero de Juventud, no pudo abrir el marcador. 
Ya para el segundo tiempo fueron los del León quienes sufrieron el avance rojo quienes habían salido más al ataque y decidido. 
Ambos dispuestos a ganar pero sin arriesgar demasiado, sabían que el clásico se paga con victoria y a lo sumo empate, y así finalizó, con un 0 a 0.
Lo demás es anecdótico, un penal no cobrado para Juventud en el segundo tiempo, una roja para «Paco» Montenegro por una falta sin pelota sobre el final, y el calor de la gente que entre estruendos y bengalas llenaron de color el clásico madariaguense. 
Lee También:  Rodriguez lo terminó en el 2do (AUDIO-NOTA)
A %d blogueros les gusta esto: