La portavoz presidencial encabezó otra conferencia opaca, donde esquivó algunos temas, hubo falta de definiciones y se tornó aburrida. Consultada por Cristina Kirchner, dijo que «esas preguntas debe responderlas la vicepresidenta».  Además pidió «dejarse llevar por los hechos y no por las cosas que dice» Alberto Fernández. Respuestas vacías para un sistema de comunicación cada vez más innecesario. 

Lee También:  El Gobierno anunció que ya no será obligatorio tomar la temperatura y rociar las manos con alcohol en espacios cerrados
A %d blogueros les gusta esto: