El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero sostuvo este jueves que “no debería existir ninguna política sanitaria dictada desde las empresas”, al rechazar la iniciativa planteada desde la Unión Industrial Argentina (UIA) de no abonar los salarios a los trabajadores que no se vacunen contra el coronavirus.

“No corresponde, vamos a continuar con la vacunación de modo optativo. La Argentina es uno de los países que más viene vacunando en este tiempo; hay una gran aceptación por parte de la población. Por lo tanto, no puede haber una política de sanción vinculada a eso si la vacuna es optativa”, dijo a radio La Red.

La UIA planteó horas atrás que, a partir del avance de la vacunación contra el coronavirus, las empresas podrán considerar eliminar la dispensa a los trabajadores que decidan no inocularse y, ante la imposibilidad de incorporarlos al ámbito laboral, evaluar “cesar la remuneración”.

Así lo trazó el presidente de la UIA, Daniel Funes de Rioja, tras la reunión de Junta Directiva en la que se analizó el contexto sanitario de la actividad productiva y la necesidad de “un entorno más propiciable” en cuestiones como la dispensa de los trabajadores no vacunados.

“Aquel que está con primera dosis ya puede ser convocado, pero se genera el problema con los que no quieren vacunarse. En ese caso nadie puede obligarlos, pero nadie puede obligar a insertarlos en un medio laboral con riesgo para otros trabajadores y sus familias. Por lo tanto entendemos que en esos casos cesa la dispensa y cesa la remuneración”, expresó Funes de Rioja. (DIB) FD

Fuente y Foto: DIB