En 2016 la edición británica de Cosmopolitan, anunciaba que la NASA había modificado las fechas de los 12 signos del zodíaco para añadir un decimotercero llamado Ofiuco. En realidad, todo fue una mala interpretación de una página educativa de la propia agencia aeroespacial norteamericana destinada a los niños.

Lo que allí aparecía no era una revisión del cálculo de los signos del zodíaco, sino una explicación para niños en la que se cuenta cómo, hace 3.000 años, los babilonios vincularon los signos a las constelaciones que veían. No obstante, lo que sí sostiene la NASA es que desde aquellos lejanos días las posiciones de esas constelaciones han cambiado, por lo que ahora no se encuentran en los mismos puntos donde estaban en la época en la que fueron datadas por esa cultura mesopotámica.

La NASA tuvo que salir al paso de la información con una nota oficial asegurando que

No hemos cambiado los signos del zodíaco, solamente hicimos cálculos» y añadió que «el artículo explica que la astrología no es la astronomía y que se trata de una reliquia de la historia antigua, proveniente de observaciones del cielo nocturno.

Poniendo sobre relieve que el trabajo astronómico, no es astrológico.

El origen de la polémica se centra en la aseveración hecha por la agencia estadounidense de que el sol pasa por 13 constelaciones, pero que la civilización babilónica eliminó a Ofiuco para encajar el resto en los doce meses del año.

Las constelaciones son de diferentes tamaños y formas, así que el Sol pasa períodos de tiempo distintos alineados con cada una. Los babilonios ignoraron el hecho de que el Sol se mueve a través de 13 constelaciones, no de 12. Por lo tanto, no hemos cambiado los signos del zodiaco, simplemente hemos hecho los cálculos.

Los babilonios dividieron el zodíaco en 12 partes iguales y eligieron otras tantas constelaciones, una para cada parte. De modo que, a medida que la Tierra giraba en torno al Sol, éste iría pasando por delante de cada una de las constelaciones del zodíaco. Constelaciones como Ofiuco o Cetus no fueron tomadas en cuenta porque a lo largo del año tienen lugar 12 lunas llenas.

Quienes defienden que los signos, aún siendo 12, se basan en que el eje de la Tierra determina los horóscopos y, desde los lejanos tiempos babilonios, el cielo ha cambiado porque el eje de rotación de nuestro planeta ya no señala en la misma dirección.

Siguiendo el criterio de la agencia, el hecho de no haber incluido en su momento los 13 signos es la creencia en diversas culturas y religiones de que éste simboliza la mala suerte por ser uno más que 12, el número perfecto. Y al compararse con el número de los meses anuales, el de los Apóstoles de Jesús, las 12 Tribus de Israel, los 12 trabajos de Hércules en la mitología grecorromana, etcétera.

La aceptación de uno o varios nuevos signos zodiacales como Ofiuco o Cetus alteraría las divisiones del mismo, el caso es que más de tres milenios después, el eje de la Tierra ni siquiera apunta en la misma dirección que entonces. Para Babilonia, si tu cumpleaños era entre el 23 de julio y el 22 de agosto tu signo del zodiaco era Leo, pero esto ya no es así. Es más: en este momento, la línea imaginaria entre la Tierra y el Sol apunta a Virgo durante 45 días y sólo 7 a Escorpio. Teniendo todo esto en cuenta, estas son las verdaderas fechas de los signos del zodiaco si aplicamos los criterios científicos planteados por la NASA:

Capricornio: 9 de enero – 15 de febrero.

Acuario: 16 de febrero – 11 de marzo.

Piscis: 12 de marzo – 18 de abril.

Aries: 19 de abril – 13 de mayo.

Tauro: 14 de mayo – 19 de junio.

Géminis: 20 de junio – 20 de julio.

Cáncer: 21 de julio – 9 de agosto.

Leo: 10 de agosto – 15 de septiembre.

Virgo: 16 de septiembre – 30 de octubre.

Libra: 31 de octubre – 22 de noviembre.

Escorpio: 23 de noviembre – 29 de noviembre.

Ofiuco: 30 de noviembre – 17 de diciembre.

Sagitario: 18 de diciembre – 8 de enero.

 

Fuente: ElMundo.es y abc.es

A %d blogueros les gusta esto: