(Infobae) Con un amplísimo triunfo en casi todos los distritos entrerrianos, el gobernador peronista Gustavo Bordet arrasó anoche en las PASO con el 58,19 % de los votos, se anotó una diferencia de 24,5 puntos frente a Cambiemos y se encamina a ser reelecto como gobernador de Entre Ríos en las generales del 9 de junio.

Respaldado por la cohesión del amplio espectro peronista, y del kirchnerismo, que le habría aportado unos 15 puntos extra en su provincia, el mandatario entrerriano no sólo ratificó en las primarias el alto grado de adhesión hacia su gestión. También ensombreció la performance de Cambiemos: desde la Casa Rosada los pronósticos optimistas apostaban a una brecha de 10 puntos y, apoyados en encuestas oficiales, especulaban con que esa diferencia podía estrecharse en las generales.

Pero el revés electoral resultó más que concluyente para el diputado radical Atilio Benedetti ( 33,65 % de los votos) que dos años atrás se había impuesto en las legislativas con el 53 % de los sufragios y sellado una diferencia de 15 puntos con el frente Justicialista. Entonces un floreciente Cambiemos había accedido por primera vez a tres de las cinco bancas en el Congreso y ganado en territorios históricamente dominados por el Justicialismo.

Esta es la quinta derrota consecutiva de Cambiemos tras los embates sufridos en Neuquén, San Juan, Río Negro y Chubut, donde la diferencia con el peronismo y los oficialismos locales fue menor: superó, en promedio, los 15 puntos.

El cimbronazo que arrojaron los números definitivos castigaron también la médula del poder macrista: tanto el propio presidente como el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, habían hecho campaña en Entre Ríos para apoyar a Benedetti y a su compañero de fórmula, Gustavo Hein, líder del PRO entrerriano y candidato a vice.

María Eugenia Vidal, en tanto, grabó un spot de adhesión a la dupla, mientras que Lilita Carrió se fotografió con el radical y fustigó vía Twitter a Bordet: lo asoció al ex gobernador kirchnerista Sergio Urribarri, investigado por la Justicia por desmanejos con fondos públicos y «excomulgado» en las listas del peronismo unido por exigencia del mandatario entrerriano

Consultado sobre el panorama nacional, sostuvo que su resultado deberá replicarse en todo el territorio nacional para poder demostrarle a los argentinos que «se puede vivir mejor». Aunque se excusó de señalar cuál de todos los candidatos peronistas es el que debería enfrentar a Mauricio Macri.

En la Casa Rosada intentaron ponerle paños fríos a la derrota: «A los oficialismos no es fácil ganarles. Bordet es un rockstar. Tiene un 65 % de imagen positiva y logró aglutinar a todo el peronismo provincial. Creemos que en un contexto macroeconómico adverso hicimos una buena PASO y vamos a mejorar los números en la general«, señalaron a Infobae.

La elección en Entre Ríos representa tan solo el 3 % del padrón electoral nacional pero ya han sido seis los distritos, si se suma La Pampa, en los que los votantes provinciales exhibieron un marcado rechazo hacia el gobierno central.

Aunque para el macrismo esa no sea una lectura definitiva sino sumamente parcial, dejaron trascender.

A %d blogueros les gusta esto: