Un caco apodado “el Gordo Postre”, con extenso prontuario y que estaba prófugo de la Justicia marplatense, fue detenido en las últimas horas acusado de haber formado una nueva banda delictiva en el sur del Conurbano bonaerense con la que cometía robos en la modalidad “entradera” en el partido de Lanús.

El imputado fue identificado por la Policías como Walter Peluffo (32), pero es conocido por su apodo, “Gordo Postre”, y por sus antecedentes en la ciudad balnearia de Mar del Plata, donde tenía pedido de captura desde el año pasado por fugarse en una de sus salidas transitorias.

La detención de Peluffo y de su pareja -una joven de 24 años- fue producto de una investigación del Gabinete de Análisis y Planificación de Lanús y de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 del distrito, a cargo del fiscal Mariano Leguiza.

Investigación

La causa se inició con un robo ocurrido a mediados de junio pasado en Lanús del que resultó víctima una mujer de 82 años y su familia, a quienes, tras ingresar por una de las ventanas de la casa, maniataron para luego robarles dinero y objetos de valor.

Entre las pruebas que incriminan al “Gordo Postre” están las comunicaciones telefónicas que los integrantes de la banda mantuvieron durante el robo, las cuales evidenciaron el trabajo de inteligencia previa que realizaban, cómo operaban y los datos de otras viviendas “marcadas” en caso de no poder ingresar en la que tenían apuntada.

En el allanamiento donde se detuvo a Peluffo, en una casa ubicada en la localidad de San Francisco Solano, partido de Quilmes, fueron secuestrados un pistolón calibre 22 largo con municiones, dos smart TV, tres teléfonos celulares, guantes y precintos y la suma de 40.000 pesos.

Con uno de esos teléfonos, perteneciente a una víctima, la pareja de Peluffo había realizado varias transacciones y compras con las aplicaciones que tenían los datos de tarjetas y cuentas cargados. Los delincuentes se trasladaban en un Fiat Argo rojo y un Renault Clio gris.

Enero en “La Feliz”

Según medios marplatenses, para lograr la detención de Peluffo fue fundamental la información que la fiscalía temática de “La Feliz” a cargo de Mariano Moyano compartió con la fiscalía de Lanús, ya que lo venían investigando por otra entradera cometida en Mar del Plata el pasado mes de enero.

El día 5 de ese mes dos turistas rosarinos sufrieron una entradera en una casa del Bosque Peralta Ramos y por las primeras informaciones recabadas, uno de los autores era el “Gordo Postre”. Moyano dispuso una serie de allanamientos que se hicieron efectivas en la casa del cuñado y la esposa del imputado.

En los operativos secuestraron un par de celulares robados por lo que los allegados de Peluffo fueron imputados del delito de encubrimiento agravado.

“Los Mataperros”

Según fuentes policiales, Peluffo cuenta desde 2019 con una condena vigente de 16 años en prisión, más declaración de reincidencia dictada por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de Mar del Plata cuyo vencimiento está fijado en febrero de 2027.

En ese juicio, la banda del “Gordo Postre”, denominada “Los Mataperros”, fue acusada de haber cometido más de 15 entraderas entre Mar del Plata, Balcarce y Miramar, pero sus integrantes fueron condenados por nueve hechos y fue Peluffo quien obtuvo la mayor pena.

En 2013 había sido beneficiado con un régimen abierto el cual le permitía salidas transitorias el cual aprovechó para fugarse y fue detenido en el 2015 por cometer la misma modalidad de delitos.

En julio de 2021 fue nuevamente beneficiado con las salidas transitorias y se volvió a fugar, pero esta vez viajó a Quilmes, donde se asentó volvió a constituir una banda y continuó su carrera delictiva cometiendo entraderas.

De acuerdo a las fuentes, el modus operandi era siempre el mismo, con roles bien determinados, entre quienes hacen el trabajo de estudio y marcado de las casas y los que ingresan y perpetran el robo. (DIB) MM

Fuente y Foto: DIB

A %d blogueros les gusta esto: