Las jubilaciones, las pensiones y las asignaciones familiares tendrán un aumento del 10,74%, según confirmaron este martes desde la Anses. De esta manera, la jubilación mínima pasará de $10.410 a $11.528 y las Pensiones Universales para Adulto Mayor (Puam) escalará de $8.328 a $9.222.

Este aumento alcanzará un 23,8% en el primer semestre del año, que favorecerá a 13,2 millones de personas. De igual manera, los jubilados no lograrían superar  las perdidas del poder adquisitivo por la inflación. Este es el segundo de los cuatro aumentos anuales que se aplican por la Ley de Movilidad, que se ajusta en 70% por la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) y 30% de la Remuneración Imponible para el Trabajador Estable (Ripte) en el trimestre previo.

“En marzo, los jubilados habían recibido un aumento del 11,83%. En lo que va del año, acumulan un 23,55%. Tenemos confianza en que, con esta metodología, en septiembre y diciembre podamos recuperar y acompañar el camino del crecimiento que poco a poco comenzaremos a transitar”, explicó Emilio Basavilbaso, Director Ejecutivo de la Anses.

Del total de beneficiarios de la Anses, más de 6,9 millones corresponden a jubilaciones y pensiones; más de 1,5 millones a Pensiones No Contributivas (PNC) y Pensiones Universales para el Adulto Mayor (PUAM) y más de 4,8 millones a Asignaciones Familiares (AAFF).

Desde el organismo informaron además que el incremento en los haberes se sumará al aumento por movilidad adelantado del 46% de la Asignación Universal por Hijo y por Embarazo anunciado en marzo pasado. Asimismo, desde el ente nacional informaron que aumentará la Ayuda Escolar Anual a $1.884 por hijo. Además, la Asignación Familiar por Hijo con Discapacidad ascenderá a $7.331.

A %d blogueros les gusta esto: